Clases de Yoga

Clases

Una clase de Yoga es, sobre todo, un encuentro con uno mismo, y para llevarlo a cabo contamos con las mejores herramientas: las que nos ofrece el Yoga.


ÁSANAS o posturas, para influir positivamente en todo el sistema orgánico desde la piel hasta los huesos, sin olvidar uno de los principios del Yoga, Ahimsa o no violencia. Antes de llegar a los ásanas nos preparamos con ejercicios liberadores: karanas, Vinyasas, Danzas . . . ¡¡Somos creativos!! Se trata de disfrutar de la práctica en vez de sufrirla. Liberar bloqueos. Nos sobra el “ego”.


Toda la sesión se encuentra aderezada por la RESPIRACIÓN. Desde aprender a respirar utilizando convenientemente los músculos respiratorios, que gracias a los ásanas se encontrarán más fuertes y flexibles, hasta hacer de la respiración una forma de recargar nuestra energía y vitalidad con los Pranayamas, ejercicios muy poderosos, acompañados de los bandhas o cierres para sellar las energías (creo que ahora se llaman hipopresivos).


Y para terminar, el broche final lo pone la Meditación o la Relajación, porque hay un tiempo para hacer, otro para estar y otro para SER.


Una sesión de Yoga se estructura de manera coherente yendo de lo más superficial a lo más profundo. Del cuerpo al alma. Y siempre, siempre bajo la luz de la CONCIENCIA, el pegamento que todo lo une.


A lo largo del curso iremos profundizando más, adentrándonos en tierras de Kundalini Yoga con un programa especial para conocer, activar, equilibrar los Chakras o centros de energía.